View By Date

Tags

  • 09 Jul 2019
    Relationship between left atrial dimensions and global and regional fat depots  Macarena C. De Zan*, Patricia M. Carrascosa, Exequiel Reynoso, Alejandro Deviggiano, Héctor Deschle y Gastón A. Rodríguez-Granillo  Departamento de Imágenes Cardiovasculares, Diagnóstico Maipú, Buenos Aires, Argentina  Resumen  Antecedentes y objetivos: La relación entre los depósitos de grasa corporal y las dimensiones de la aurícula izquierda (AI) no ha sido del todo explorada. Nuestro objetivo es determinar si existe relación no solo con los depósitos de grasa corporal totales, sino específicamente con los depósitos grasos regionales. Materiales y métodos: Estudio observacional, retrospectivo, que incluyó pacientes consecutivos remitidos a nuestra institución con orden de realización de angiotomogra- fía computarizada toracoabdominal gatillada con electrocardiograma por distintas indicaciones clínicas. Las mediciones de la AI se realizaron en la fase sistólica, utilizando vistas de cuatro y dos cámaras. Resultados: Se incluyeron un total de 87 pacientes. La edad media fue de 66.4 ± 12.5 años; un 67% de los sujetos fueron hombres. El volumen de la AI indexado por la superficie corporal fue de 48.0 ± 16.6 cm3/m2. Identificamos correlaciones significativas entre las dimensiones de la AI y la edad (p < 0.05). Sin embargo, no se evidenciaron correlaciones significativas entre las dimensiones de la AI y los distintos depósitos de grasa corporal, ya sea totales o regionales. Conclusiones: En este estudio, no identificamos relacio- nes significativas entre las dimensiones de la AI y los depósitos de grasa corporal globales o regionales.  Palabras clave: Angiotomografía computada. Depósitos grasos. Dimensiones de la aurícula izquierda. Obesidad. Enfermedad cardiovascular. Argentina.  Abstract  Background and Objectives: The relationship between body fat depots and the left atrial (LA) dimensions has not been fully explored. Our objective is to determine if there is a relationship not only with total body fat depots, but specifically with regional fatty depots. Materials and Methods: It was an observational, retrospective study that included consecutive patients referred to our institution with an order to perform computed tomography angiography triggered by electrocardiogram for different clinical indications. Measurements of the LA were made in the systolic phase, using four and two cameras views. Results: A total of 87 patients were included. The mean age was 66.4 ± 12.5 years; 67% were men. The LA volume indexed by the body surface area was 48.0 ± 16.6 cm3/m2. We identified significant correlations between the LA dimensions and the age (p < 0.05). However, no significant correlations were found between the LA dimensions and the body fat depots, either  Correspondencia: *Macarena C. De Zan Av. Maipú, 1668  Fecha de recepción: 28-02-2018  Disponible en internet: 19-03-2019 Vicente López (B1602ABQ), Buenos Aires, Argentina  Fecha de aceptación: 03-08-2018  Arch Cardiol Mex. 2019;89(1):12-19 E-mail: [email protected]  DOI: 10.24875/ACM.M19000006  www.archivoscardiologia.com 1405-9940 © 2019 Instituto Nacional de Cardiología Ignacio Chávez. Publicado por Permanyer México SA de CV. Este es un artículo Open Access bajo la licencia CC BY-NC-ND (http://creativecommons.org/licenses/by-nc-nd/4.0/). 12 M.C. De Zan, et al.: Aurícula izquierda y depósitos grasos  total or regional. Conclusions: In this study, we did not identify significant relationships between LA dimensions and global or regional body fat depots.   
    130 Posted by smcardiologia
  • Relationship between left atrial dimensions and global and regional fat depots  Macarena C. De Zan*, Patricia M. Carrascosa, Exequiel Reynoso, Alejandro Deviggiano, Héctor Deschle y Gastón A. Rodríguez-Granillo  Departamento de Imágenes Cardiovasculares, Diagnóstico Maipú, Buenos Aires, Argentina  Resumen  Antecedentes y objetivos: La relación entre los depósitos de grasa corporal y las dimensiones de la aurícula izquierda (AI) no ha sido del todo explorada. Nuestro objetivo es determinar si existe relación no solo con los depósitos de grasa corporal totales, sino específicamente con los depósitos grasos regionales. Materiales y métodos: Estudio observacional, retrospectivo, que incluyó pacientes consecutivos remitidos a nuestra institución con orden de realización de angiotomogra- fía computarizada toracoabdominal gatillada con electrocardiograma por distintas indicaciones clínicas. Las mediciones de la AI se realizaron en la fase sistólica, utilizando vistas de cuatro y dos cámaras. Resultados: Se incluyeron un total de 87 pacientes. La edad media fue de 66.4 ± 12.5 años; un 67% de los sujetos fueron hombres. El volumen de la AI indexado por la superficie corporal fue de 48.0 ± 16.6 cm3/m2. Identificamos correlaciones significativas entre las dimensiones de la AI y la edad (p < 0.05). Sin embargo, no se evidenciaron correlaciones significativas entre las dimensiones de la AI y los distintos depósitos de grasa corporal, ya sea totales o regionales. Conclusiones: En este estudio, no identificamos relacio- nes significativas entre las dimensiones de la AI y los depósitos de grasa corporal globales o regionales.  Palabras clave: Angiotomografía computada. Depósitos grasos. Dimensiones de la aurícula izquierda. Obesidad. Enfermedad cardiovascular. Argentina.  Abstract  Background and Objectives: The relationship between body fat depots and the left atrial (LA) dimensions has not been fully explored. Our objective is to determine if there is a relationship not only with total body fat depots, but specifically with regional fatty depots. Materials and Methods: It was an observational, retrospective study that included consecutive patients referred to our institution with an order to perform computed tomography angiography triggered by electrocardiogram for different clinical indications. Measurements of the LA were made in the systolic phase, using four and two cameras views. Results: A total of 87 patients were included. The mean age was 66.4 ± 12.5 years; 67% were men. The LA volume indexed by the body surface area was 48.0 ± 16.6 cm3/m2. We identified significant correlations between the LA dimensions and the age (p < 0.05). However, no significant correlations were found between the LA dimensions and the body fat depots, either  Correspondencia: *Macarena C. De Zan Av. Maipú, 1668  Fecha de recepción: 28-02-2018  Disponible en internet: 19-03-2019 Vicente López (B1602ABQ), Buenos Aires, Argentina  Fecha de aceptación: 03-08-2018  Arch Cardiol Mex. 2019;89(1):12-19 E-mail: [email protected]  DOI: 10.24875/ACM.M19000006  www.archivoscardiologia.com 1405-9940 © 2019 Instituto Nacional de Cardiología Ignacio Chávez. Publicado por Permanyer México SA de CV. Este es un artículo Open Access bajo la licencia CC BY-NC-ND (http://creativecommons.org/licenses/by-nc-nd/4.0/). 12 M.C. De Zan, et al.: Aurícula izquierda y depósitos grasos  total or regional. Conclusions: In this study, we did not identify significant relationships between LA dimensions and global or regional body fat depots.   
    Jul 09, 2019 130
  • 16 May 2019
    TROMBOEMBOLIA PULMONAR Ultraresumen: Dr. Walter Omar Magaña Ornelas–Residente de 2do año de cardiología.  Epidemiología: Incidencia 75-270 casos por 100,000. Es proporcional a la edad (700/100,000 en >70 años). La incidencia se duplica por cada década después de los 40 años. (J Am Coll Cardiol 2016;67:976-90). ICOPER reportó mortalidad 17% a 3 años; México mortalidad 23% a 3 meses. (Lancet 1999;353:1386–89). Factores de riesgo: Riesgo fuerte (OR >10): fractura extremidad inferior, hospitalización por FA o ICC 3 meses previos, reemplazo de cadera, traumatismo importante, TVE previa, IAM 3 meses previos. Riesgo intermedio (OR 2-9): terapia reemplazo hormonal, anticonceptivos orales (factor más frecuente en mujer de edad fértil), infecciones, cáncer (más frecuentes: páncreas, pulmón, cerebral, hematológico (Blood 2013;122(10):1712–1723)), trombofilia, entre otros. Riesgo bajo (OR <2): reposo en cama mayor 3 días, DM2, HAS, obesidad, gestación. (Eur Heart J 2014;35:3033-80) Manifestaciones clínicas: disnea en reposo (50%), dolor pleurítico (39%), disnea de esfuerzo (27%), tos (22%), hemoptisis (7%), diaforesis (11%), síncope (5%), angina (3.9%) (EMPEROR). ECG: taquicardia sinusal, S1Q3T3, BRDHH, inversión de ondas T en precordiales, fibrilación auricular: Score de Daniel >5 puntos incrementa probabilidad de colapso hemodinámico (Acad Emerg Med 2015;22(10):1127-37).  Radiografía de tórax: normal (40%), signo de Westermark (0.4%), Hampton (0.8%), atelectasias (16.9%), derrame pleural (16.2%), cardiomegalia (11.9%) (EMPEROR). Abordaje (J Am Coll Cardiol 2016;67:976-90) Paso 1: Determinar probabilidad pre-prueba: Puntaje de Wells, puntaje de Ginebra revisado, evaluación clínica Gestalt. Probabilidad baja 10%, intermedia 30%, alta 65%; dicotómica: improbable 12%, probable 50%. Wells > Ginebra (Thrombosis Research 2011;127:81–84), (DOI 10.1007/s11239-015-1250-2); Wells = Ginebra = Gestalt (Ann Emerg Med 2013;62:117-124) Considerar excluir TEP en pacientes con baja probabilidad pre-prueba mediante PERC antes de realizar estudios diagnósticos (PERCEPIC: Lancet Haematol 2017;4:e615–21) (PROPER: JAMA. 2018;319(6):559-566). PERC y Ginebra redundantes (Thrombosis Research 2012;129:e189–e193). Paso 2: Diagnóstico Dímero D: ajustado a edad (>50 años: edadx10) (ADJUST-PE). Valor negativo excluye enfermedad; valor positivo requiere continuar abordaje diagnóstico. AngioTC: para pacientes con dímero D positivo o con alta propabilidad preprueba. S: 83%, E: 96%; (PIOPED II). V/Q: alternativa a angioTC. Especial utilidad en TEP crónica. Principal limitante: alta proporción de estudios no concluyentes (>75 años). V/Q SPECT reduce esta limitante; V/Q SPECT vs AngioTC: concordancia del 77%, cuando fueron discordantes el V/Q SPECT fue superior (Rev Esp Med Nucl Imagen Mol. 2016;35(4):215–220). ECOTT: mayor utilidad pronóstica. VPN 40-50%; no excluye TEP. En inestabilidad hemodinámica la ausencia de signos de sobrecarga o disfunción del VD prácticamente excluye TEP como causa del deterioro. Trombos en cavidades derechas (4%) pueden confirmar el diagnóstico. (Eur Heart J 2014;35:3033–80).   Paso 3: Estratificación de riesgo: Catalogar en riesgo bajo, intermedio-bajo, intermedio-alto o alto (criterios de la ESC). PESI / sPESI: originalmente como herramienta epidemiológica. Evalúa mortalidad a 30 días. Signos disfunción de VD por ECOTT o AngioTC. Parámetros bioquímicos: NTproBNP >600 mg/ml (Eur Respir J 2014;43(6):1669-77), valores de NTproBNP ajustados a edad aún no aplicables a TEP (ICON-RELOADED : JACC 2018;71(11):1191–200). TnI, TnT (ajustada para edad: >45 pg/ml en >75 años) (Eur Respir J 2015;45:1323–31). Paso 4: Tratamiento Considerar egreso temprano en pacientes de bajo riesgo; criterios Hestia (J Thromb Haemost 2013; 11: 686–92) con o sin NTproBNP (Am J Respir Crit Care Med 2016:194(8);998–1006). Anticoagulantes directos no-inferiores a warfarina; rivaroxaban (EINSTEIN-PE), apixaban (AMPLIFY), dabigatran (RE-COVER, RE-COVER II), edoxaban (HOKUSAI-VTE). Trombolisis: Indicada en pacientes de alto riesgo; controversial en riesgo intermedio-alto. 4 meta-análisis: Cao et al. La trombolisis (comparada con HNF) no redujo mortalidad ni recurrencia en pacientes con TEP submasiva. No conlleva a incremento de riesgo de sangrado mayor (no incluyó el PEITHO). Nakamura et al. La trombolisis no redujo la mortalidad ni recurrencia de eventos en pacientes con TEP submasiva; pero sí previene el deterioro clínico que requiere escalar tratamiento (J Thromb Haemost 2014;12:1086–95). Guang-yuan Gao et al. La trombolisis en pacientes con TEP de riesgo intermedio se asocia con una mortalidad (por cualquier causa) y recurrencia de TEP menor. El riesgo incrementado de sangrado limita su uso. Marti et al. Reducción de mortalidad total, la asociada con TEP y su recurrencia. La disminución de la mortalidad es no significativa en pacientes hemodinámicamente estables. Asociada con un incremento de riesgo de hemorragia intracraneana y fatal. (Eur Heart J2015;36:605–14). Seguimiento a largo plazo del PEITHO: en pacientes con TEP y riesgo intermedio-alto la trombolisis con TNK no mejoró la tasa de mortalidad a largo plazo; tampoco redujo la disnea residual, limitación funcional ni la disfunción persistente del VD (J Am Coll Cardiol 2017;69:1536–44). Por lo tanto, en riesgo intermedio-alto se propone la conducta: “Watch and wait” y valorar riesgo-beneficio de trombolisis (J Am Coll Cardiol 2017;69(12):1545-8). Además de los criterios de la ESC, considerar Bova y TELOS para identificar pacientes con riesgo intermedio-alto. El añadir niveles de lactato a score de Bova incrementa la detección de pacientes (Intern Emerg Med 2017;12: 657). En pacientes con inestabilidad hemodinámica: trombolisis. Las contraindicaciones absolutas se vuelven relativas en pacientes con grave deterioro hemodinámico (Eur Heart J 2014;35:3033-80). Técnicas guiadas por cateter: fragmentación y aspiración del trombo. La fragmentación puede causar embolismo distal; la aspiración concomitante puede reducir riesgo de empeorar la obstrucción. Combinado con infusión de fibrinolítico a dosis baja (t-PA 0.5-1.0 mg/h (total 12-24 mg) en 6-24 h), acelerada por ultrasonido (ULTIMA), (JACC 2016;67(8):991-1002). Los filtros de vena cava no están indicados de manera rutinaria; inclusive pueden ser protrombóticos (Arch Cardiol Mex. 2017;87(2):155-166). Paso 5: Seguimiento a largo plazo TEP secundaria a un factor de riesgo transitorio: 3 meses (IB) (Eur Heart J 2014;35:3033-80) TEP no provocada: al menos durante 3 meses. (IA) (Eur Heart J 2014;35:3033-80) Segundo episodio no provocado: duración indefinida (IB) (Eur Heart J 2014;35:3033-80) Primer evento no provocado en ausencia de factores de riesgo por 3 semanas a 6 meses. (J Am Coll Cardiol 2016;67:976-90). Mantener anticoagulación por tiempo determinado acorde a riesgo (J Am Coll Cardiol 2016;67:976-90) Validación del score HERDOO2 para guiar duración de tratamiento en mujeres con evento no provocado; parece ser seguro el descontinuar tratamiento (sólo en mujeres) con <1 punto (REVERSE II: BMJ 2017;356:j1065).  
    43 Posted by smcardiologia
  • TROMBOEMBOLIA PULMONAR Ultraresumen: Dr. Walter Omar Magaña Ornelas–Residente de 2do año de cardiología.  Epidemiología: Incidencia 75-270 casos por 100,000. Es proporcional a la edad (700/100,000 en >70 años). La incidencia se duplica por cada década después de los 40 años. (J Am Coll Cardiol 2016;67:976-90). ICOPER reportó mortalidad 17% a 3 años; México mortalidad 23% a 3 meses. (Lancet 1999;353:1386–89). Factores de riesgo: Riesgo fuerte (OR >10): fractura extremidad inferior, hospitalización por FA o ICC 3 meses previos, reemplazo de cadera, traumatismo importante, TVE previa, IAM 3 meses previos. Riesgo intermedio (OR 2-9): terapia reemplazo hormonal, anticonceptivos orales (factor más frecuente en mujer de edad fértil), infecciones, cáncer (más frecuentes: páncreas, pulmón, cerebral, hematológico (Blood 2013;122(10):1712–1723)), trombofilia, entre otros. Riesgo bajo (OR <2): reposo en cama mayor 3 días, DM2, HAS, obesidad, gestación. (Eur Heart J 2014;35:3033-80) Manifestaciones clínicas: disnea en reposo (50%), dolor pleurítico (39%), disnea de esfuerzo (27%), tos (22%), hemoptisis (7%), diaforesis (11%), síncope (5%), angina (3.9%) (EMPEROR). ECG: taquicardia sinusal, S1Q3T3, BRDHH, inversión de ondas T en precordiales, fibrilación auricular: Score de Daniel >5 puntos incrementa probabilidad de colapso hemodinámico (Acad Emerg Med 2015;22(10):1127-37).  Radiografía de tórax: normal (40%), signo de Westermark (0.4%), Hampton (0.8%), atelectasias (16.9%), derrame pleural (16.2%), cardiomegalia (11.9%) (EMPEROR). Abordaje (J Am Coll Cardiol 2016;67:976-90) Paso 1: Determinar probabilidad pre-prueba: Puntaje de Wells, puntaje de Ginebra revisado, evaluación clínica Gestalt. Probabilidad baja 10%, intermedia 30%, alta 65%; dicotómica: improbable 12%, probable 50%. Wells > Ginebra (Thrombosis Research 2011;127:81–84), (DOI 10.1007/s11239-015-1250-2); Wells = Ginebra = Gestalt (Ann Emerg Med 2013;62:117-124) Considerar excluir TEP en pacientes con baja probabilidad pre-prueba mediante PERC antes de realizar estudios diagnósticos (PERCEPIC: Lancet Haematol 2017;4:e615–21) (PROPER: JAMA. 2018;319(6):559-566). PERC y Ginebra redundantes (Thrombosis Research 2012;129:e189–e193). Paso 2: Diagnóstico Dímero D: ajustado a edad (>50 años: edadx10) (ADJUST-PE). Valor negativo excluye enfermedad; valor positivo requiere continuar abordaje diagnóstico. AngioTC: para pacientes con dímero D positivo o con alta propabilidad preprueba. S: 83%, E: 96%; (PIOPED II). V/Q: alternativa a angioTC. Especial utilidad en TEP crónica. Principal limitante: alta proporción de estudios no concluyentes (>75 años). V/Q SPECT reduce esta limitante; V/Q SPECT vs AngioTC: concordancia del 77%, cuando fueron discordantes el V/Q SPECT fue superior (Rev Esp Med Nucl Imagen Mol. 2016;35(4):215–220). ECOTT: mayor utilidad pronóstica. VPN 40-50%; no excluye TEP. En inestabilidad hemodinámica la ausencia de signos de sobrecarga o disfunción del VD prácticamente excluye TEP como causa del deterioro. Trombos en cavidades derechas (4%) pueden confirmar el diagnóstico. (Eur Heart J 2014;35:3033–80).   Paso 3: Estratificación de riesgo: Catalogar en riesgo bajo, intermedio-bajo, intermedio-alto o alto (criterios de la ESC). PESI / sPESI: originalmente como herramienta epidemiológica. Evalúa mortalidad a 30 días. Signos disfunción de VD por ECOTT o AngioTC. Parámetros bioquímicos: NTproBNP >600 mg/ml (Eur Respir J 2014;43(6):1669-77), valores de NTproBNP ajustados a edad aún no aplicables a TEP (ICON-RELOADED : JACC 2018;71(11):1191–200). TnI, TnT (ajustada para edad: >45 pg/ml en >75 años) (Eur Respir J 2015;45:1323–31). Paso 4: Tratamiento Considerar egreso temprano en pacientes de bajo riesgo; criterios Hestia (J Thromb Haemost 2013; 11: 686–92) con o sin NTproBNP (Am J Respir Crit Care Med 2016:194(8);998–1006). Anticoagulantes directos no-inferiores a warfarina; rivaroxaban (EINSTEIN-PE), apixaban (AMPLIFY), dabigatran (RE-COVER, RE-COVER II), edoxaban (HOKUSAI-VTE). Trombolisis: Indicada en pacientes de alto riesgo; controversial en riesgo intermedio-alto. 4 meta-análisis: Cao et al. La trombolisis (comparada con HNF) no redujo mortalidad ni recurrencia en pacientes con TEP submasiva. No conlleva a incremento de riesgo de sangrado mayor (no incluyó el PEITHO). Nakamura et al. La trombolisis no redujo la mortalidad ni recurrencia de eventos en pacientes con TEP submasiva; pero sí previene el deterioro clínico que requiere escalar tratamiento (J Thromb Haemost 2014;12:1086–95). Guang-yuan Gao et al. La trombolisis en pacientes con TEP de riesgo intermedio se asocia con una mortalidad (por cualquier causa) y recurrencia de TEP menor. El riesgo incrementado de sangrado limita su uso. Marti et al. Reducción de mortalidad total, la asociada con TEP y su recurrencia. La disminución de la mortalidad es no significativa en pacientes hemodinámicamente estables. Asociada con un incremento de riesgo de hemorragia intracraneana y fatal. (Eur Heart J2015;36:605–14). Seguimiento a largo plazo del PEITHO: en pacientes con TEP y riesgo intermedio-alto la trombolisis con TNK no mejoró la tasa de mortalidad a largo plazo; tampoco redujo la disnea residual, limitación funcional ni la disfunción persistente del VD (J Am Coll Cardiol 2017;69:1536–44). Por lo tanto, en riesgo intermedio-alto se propone la conducta: “Watch and wait” y valorar riesgo-beneficio de trombolisis (J Am Coll Cardiol 2017;69(12):1545-8). Además de los criterios de la ESC, considerar Bova y TELOS para identificar pacientes con riesgo intermedio-alto. El añadir niveles de lactato a score de Bova incrementa la detección de pacientes (Intern Emerg Med 2017;12: 657). En pacientes con inestabilidad hemodinámica: trombolisis. Las contraindicaciones absolutas se vuelven relativas en pacientes con grave deterioro hemodinámico (Eur Heart J 2014;35:3033-80). Técnicas guiadas por cateter: fragmentación y aspiración del trombo. La fragmentación puede causar embolismo distal; la aspiración concomitante puede reducir riesgo de empeorar la obstrucción. Combinado con infusión de fibrinolítico a dosis baja (t-PA 0.5-1.0 mg/h (total 12-24 mg) en 6-24 h), acelerada por ultrasonido (ULTIMA), (JACC 2016;67(8):991-1002). Los filtros de vena cava no están indicados de manera rutinaria; inclusive pueden ser protrombóticos (Arch Cardiol Mex. 2017;87(2):155-166). Paso 5: Seguimiento a largo plazo TEP secundaria a un factor de riesgo transitorio: 3 meses (IB) (Eur Heart J 2014;35:3033-80) TEP no provocada: al menos durante 3 meses. (IA) (Eur Heart J 2014;35:3033-80) Segundo episodio no provocado: duración indefinida (IB) (Eur Heart J 2014;35:3033-80) Primer evento no provocado en ausencia de factores de riesgo por 3 semanas a 6 meses. (J Am Coll Cardiol 2016;67:976-90). Mantener anticoagulación por tiempo determinado acorde a riesgo (J Am Coll Cardiol 2016;67:976-90) Validación del score HERDOO2 para guiar duración de tratamiento en mujeres con evento no provocado; parece ser seguro el descontinuar tratamiento (sólo en mujeres) con <1 punto (REVERSE II: BMJ 2017;356:j1065).  
    May 16, 2019 43
  • 16 May 2019
    Marrouche, et. al; N Engl J Med 2018; 378:417-27.  DOI: 10.1056/NEJMoa1707855 Ultraresumen por: Dr. Arnoldo E. Loáisiga Sáenz–Residente de 3er año de cardiología.   Problema La fibrilación auricular (FA) incrementa el riesgo de stroke, hospitalización por falla cardíaca y muerte. La ablación con catéter es una estrategia bien establecida en pacientes con FA sintomática resistente a fármacos. El beneficio de la ablación con catéter no ha sido probada adecuadamente en desenlaces duros. Población (n= 363) Criterios de inclusión:  Paciente  18 años, con FA sintomática (paroxística o persistente), intolerancia o falla de antiarrítmicos, con FEVI 35%, NYHA II-IV, con implante de DAI o resincronizador. Criterios de exclusión: ablación de FA previa; atrio izquierdo  6cm; programado para intervencionismo o transplante cardíaco; presencia de dispositivo de asistencia ventricular; hipertensión arterial no controlada; hiper o hipotiroidismo no controlado; síndrome coronario agudo; cirugía cardíaca, angioplastia o enfermedad cerebrovascular dos meses previos. En su mayoría el CASTLE HF estudió pacientes con edad media de 64 años, masculinos (85%), NYHA II (58%), con falla cardíaca no isquémica (60%), FA persistente (70%), aurícula izquierda (AI) de 48 mm de diámetro, con FEVI de 32%, implante de DAI en el 73% (prevención primaria 89%). Intervención El estudio CASTLE HF fue un ensayo clínico multicéntrico, abierto, randomizado y controlado. Maniobra: Ablación con catéter de venas pulmonares (n: 179) vs terapia médica (184). –      Aleatorización 1:1 –      Fase de ingreso de 5 semanas para ajuste de la terapia médica de falla cardíaca. –      Frecuencia cardíaca objetivo 60-80 lpm en reposo y 90-115 lpm en ejercicio moderado. –      Seguimiento: activación de monitoreo ambulatorio Biotronik  en todos los pacientes: presencia de cualquier episodio mayor a 30 segundos (recurrencia de FA). –      Seguimientos en citas 3,6,12,24, 36 y 60 meses en busca de eventos adversos, ecocardiografía, caminata de 6 minutos. –      Desenlaces –      PRIMARIO: compuesto de muerte de cualquier causa y hospitalización por falla. –      SECUNDARIOS:  muerte de cualquier causa, hospitalización por falla, muerte cardiovascular, accidente cerebrovascular, hospitalización con enfermedad cardiovascular y hospitalización de cualquier causa. –      Análisis estadístico –      Intención a tratar modificado. –      Desenlaces clínicos por análisis de tiempo a primer evento. –      Resultados –      Seguimiento medio 38 meses. –      Crossed over: 15.6% del grupo ablación (en su mayoría: trombo en AI que no resolvió, razones médicas o declinación por el paciente) y 9.8% del grupo terapia médica. –      Compuesto de muerte de cualquier causa y hospitalización: HR 0.62 (0.43-0.87), p 0.06. –      Muerte de cualquier causa: HR 0.53 (0.32-0.86), p 0.009. –      Hospitalización por falla cardíaca: HR 0.56 (0.37-0.83), p 0.004. –      Muerte cardiovascular: HR 0.49 (0.29-0.84), p 0.008. –      Hospitalización cardiovascular: HR 0.72 (0.52-0.99), p 0.04. –      Hospitalización de cualquier causa: HR 0.99 (0.77-1.28), p 0.96 –      Accidente cerebrovascular: HR 0.46 (0.16-1.33), p 0.14. –      Ritmo sinusal a los 60 meses: 63.1% vs 21.7%, p 0.001 –      Interpretación –      En el ensayo clínico CASTLE HF se demostró beneficio en desenlaces duros de la ablación de venas pulmonares en pacientes con FA y falla cardíaca al compararlo con terapía médica. –      Los ensayos clínicos AF-CHF y DIAMOND-HF no demostraron beneficios en mortalidad en la terapia de control farmacológico de ritmo vs frecuencia en en este mismo contexto; sin embargo los resultados del CASTLE HF mostraron que lograr ritmo sinusal sin los efectos adversos relacionados con los antiarritmicos puede resultar beneficioso en la reducción de mortalidad a mediano plazo (separación de curvas hacia los 3 años) y hospitalizacion por falla a corto plazo (separación de curvas antes del primer año).    
    143 Posted by smcardiologia
  • Marrouche, et. al; N Engl J Med 2018; 378:417-27.  DOI: 10.1056/NEJMoa1707855 Ultraresumen por: Dr. Arnoldo E. Loáisiga Sáenz–Residente de 3er año de cardiología.   Problema La fibrilación auricular (FA) incrementa el riesgo de stroke, hospitalización por falla cardíaca y muerte. La ablación con catéter es una estrategia bien establecida en pacientes con FA sintomática resistente a fármacos. El beneficio de la ablación con catéter no ha sido probada adecuadamente en desenlaces duros. Población (n= 363) Criterios de inclusión:  Paciente  18 años, con FA sintomática (paroxística o persistente), intolerancia o falla de antiarrítmicos, con FEVI 35%, NYHA II-IV, con implante de DAI o resincronizador. Criterios de exclusión: ablación de FA previa; atrio izquierdo  6cm; programado para intervencionismo o transplante cardíaco; presencia de dispositivo de asistencia ventricular; hipertensión arterial no controlada; hiper o hipotiroidismo no controlado; síndrome coronario agudo; cirugía cardíaca, angioplastia o enfermedad cerebrovascular dos meses previos. En su mayoría el CASTLE HF estudió pacientes con edad media de 64 años, masculinos (85%), NYHA II (58%), con falla cardíaca no isquémica (60%), FA persistente (70%), aurícula izquierda (AI) de 48 mm de diámetro, con FEVI de 32%, implante de DAI en el 73% (prevención primaria 89%). Intervención El estudio CASTLE HF fue un ensayo clínico multicéntrico, abierto, randomizado y controlado. Maniobra: Ablación con catéter de venas pulmonares (n: 179) vs terapia médica (184). –      Aleatorización 1:1 –      Fase de ingreso de 5 semanas para ajuste de la terapia médica de falla cardíaca. –      Frecuencia cardíaca objetivo 60-80 lpm en reposo y 90-115 lpm en ejercicio moderado. –      Seguimiento: activación de monitoreo ambulatorio Biotronik  en todos los pacientes: presencia de cualquier episodio mayor a 30 segundos (recurrencia de FA). –      Seguimientos en citas 3,6,12,24, 36 y 60 meses en busca de eventos adversos, ecocardiografía, caminata de 6 minutos. –      Desenlaces –      PRIMARIO: compuesto de muerte de cualquier causa y hospitalización por falla. –      SECUNDARIOS:  muerte de cualquier causa, hospitalización por falla, muerte cardiovascular, accidente cerebrovascular, hospitalización con enfermedad cardiovascular y hospitalización de cualquier causa. –      Análisis estadístico –      Intención a tratar modificado. –      Desenlaces clínicos por análisis de tiempo a primer evento. –      Resultados –      Seguimiento medio 38 meses. –      Crossed over: 15.6% del grupo ablación (en su mayoría: trombo en AI que no resolvió, razones médicas o declinación por el paciente) y 9.8% del grupo terapia médica. –      Compuesto de muerte de cualquier causa y hospitalización: HR 0.62 (0.43-0.87), p 0.06. –      Muerte de cualquier causa: HR 0.53 (0.32-0.86), p 0.009. –      Hospitalización por falla cardíaca: HR 0.56 (0.37-0.83), p 0.004. –      Muerte cardiovascular: HR 0.49 (0.29-0.84), p 0.008. –      Hospitalización cardiovascular: HR 0.72 (0.52-0.99), p 0.04. –      Hospitalización de cualquier causa: HR 0.99 (0.77-1.28), p 0.96 –      Accidente cerebrovascular: HR 0.46 (0.16-1.33), p 0.14. –      Ritmo sinusal a los 60 meses: 63.1% vs 21.7%, p 0.001 –      Interpretación –      En el ensayo clínico CASTLE HF se demostró beneficio en desenlaces duros de la ablación de venas pulmonares en pacientes con FA y falla cardíaca al compararlo con terapía médica. –      Los ensayos clínicos AF-CHF y DIAMOND-HF no demostraron beneficios en mortalidad en la terapia de control farmacológico de ritmo vs frecuencia en en este mismo contexto; sin embargo los resultados del CASTLE HF mostraron que lograr ritmo sinusal sin los efectos adversos relacionados con los antiarritmicos puede resultar beneficioso en la reducción de mortalidad a mediano plazo (separación de curvas hacia los 3 años) y hospitalizacion por falla a corto plazo (separación de curvas antes del primer año).    
    May 16, 2019 143
  • 16 May 2019
    Angiografía Coronaria Posterior a Paro Cardiaco sin elevación del segmento ST: Ensayo Clínico Aleatorizado, Multicéntrico, Abierto. Dr. Abraham Villalobos Flores- Residente de 3er Año de Cardiología. N Engl J Med 2019; 379:1529-1539; DOI: 10.1056/NEJMoa1816897.  Problema La causa más frecuente de paro cardiaco es la cardiopatía isquémica (70% de los casos). Está bien descrita la realización de coronariografía percutánea de forma inmediata en estos pacientes. Su aplicación en los casos que no presentan elevación del segmento ST se desconoce. Población (n= 552) Población de origen holandés.  Edad: 65.3±12.6 años.  El 79% fueron hombres. Intervención Ensayo clínico aleatorizado (1:1), multicéntrico y abierto. Maniobra: angiografía coronaria inmediata (<2 horas) o retrasada (hasta el alta de la unidad de cuidados intensivos, UCI). Desenlaces PRIMARIOS Supervivencia a 90 días. - Del grupo de coronariografía inmediata 64.5% vs 67.2 del grupo de angiografía retrasada (OR 0.89, IC: 0.62 – 1.27; P=0.51). Se observó oclusión total trombótica en 3.4% y 7.6%, respectivamente. Se realizó angioplastía en 33% de los pacientes del primer grupo, y en el 24.2% del segundo grupo.   Desenlaces SECUNDARIOS Supervivencia a los 90 días con buen estado neurológico o discapacidad leve o moderada (62.9% en el grupo de angiografía inmediata vs 64.4% en el grupo de angiografía retrasada (OR 0.94; IC 0.66-1.31). Lesión miocárdica, duración de soporte catecolaminérgico, marcadores de choque, recurrencia de taquicardia ventricular, duración de la ventilación mecánica (VMA), sangrado mayor, lesión renal aguda, requerimiento de terapia de reemplazo renal (TRR), tiempo a temperatura meta, y estado neurológico al alta de la UCI. Todos sin diferencias significativas entre ambos grupos.  Análisis estadístico Método de X2 con nivel de significancia de 5%. Las variables categóricas (desenlaces primarios y secundarios) se compararon usando X2 y test de Fisher. Conclusiones Entre los pacientes que fueron resucitados de forma exitosa posterior a un paro cardiaco fuera del hospital, sin evidencia de infarto agudo del miocardio con elevación del segmento ST, la estrategia de coronariografía inmediata no fue mejor comparada con la estrategia retrasada en lo que respecta a la supervivencia a 90 días.  
    177 Posted by smcardiologia
  • Angiografía Coronaria Posterior a Paro Cardiaco sin elevación del segmento ST: Ensayo Clínico Aleatorizado, Multicéntrico, Abierto. Dr. Abraham Villalobos Flores- Residente de 3er Año de Cardiología. N Engl J Med 2019; 379:1529-1539; DOI: 10.1056/NEJMoa1816897.  Problema La causa más frecuente de paro cardiaco es la cardiopatía isquémica (70% de los casos). Está bien descrita la realización de coronariografía percutánea de forma inmediata en estos pacientes. Su aplicación en los casos que no presentan elevación del segmento ST se desconoce. Población (n= 552) Población de origen holandés.  Edad: 65.3±12.6 años.  El 79% fueron hombres. Intervención Ensayo clínico aleatorizado (1:1), multicéntrico y abierto. Maniobra: angiografía coronaria inmediata (<2 horas) o retrasada (hasta el alta de la unidad de cuidados intensivos, UCI). Desenlaces PRIMARIOS Supervivencia a 90 días. - Del grupo de coronariografía inmediata 64.5% vs 67.2 del grupo de angiografía retrasada (OR 0.89, IC: 0.62 – 1.27; P=0.51). Se observó oclusión total trombótica en 3.4% y 7.6%, respectivamente. Se realizó angioplastía en 33% de los pacientes del primer grupo, y en el 24.2% del segundo grupo.   Desenlaces SECUNDARIOS Supervivencia a los 90 días con buen estado neurológico o discapacidad leve o moderada (62.9% en el grupo de angiografía inmediata vs 64.4% en el grupo de angiografía retrasada (OR 0.94; IC 0.66-1.31). Lesión miocárdica, duración de soporte catecolaminérgico, marcadores de choque, recurrencia de taquicardia ventricular, duración de la ventilación mecánica (VMA), sangrado mayor, lesión renal aguda, requerimiento de terapia de reemplazo renal (TRR), tiempo a temperatura meta, y estado neurológico al alta de la UCI. Todos sin diferencias significativas entre ambos grupos.  Análisis estadístico Método de X2 con nivel de significancia de 5%. Las variables categóricas (desenlaces primarios y secundarios) se compararon usando X2 y test de Fisher. Conclusiones Entre los pacientes que fueron resucitados de forma exitosa posterior a un paro cardiaco fuera del hospital, sin evidencia de infarto agudo del miocardio con elevación del segmento ST, la estrategia de coronariografía inmediata no fue mejor comparada con la estrategia retrasada en lo que respecta a la supervivencia a 90 días.  
    May 16, 2019 177
  • 07 May 2019
    TICAGRELOR VS. CLOPIDOGREL POSTERIOR A FIBRINOLISIS EN PACIENTES CON INFARTO AGUDO DE MIOCARDIO CON ELEVACIÓN DEL SEGMENTO ST Berwanger, Ultraresumen por: Dr. Walther Omar Magaña Ornelas – Residente de 3er año de Cardiología. Problema La fibrinólisis continúa siendo la terapia de reperfusión inicial en una gran proporción de pacientes con infarto agudo de miocardio con elevación del segmento ST (IAMCEST). Los estudios COMMIT y CLARITY- TIMI 28 establecieron que la doble antiagregación con ácido acetilsalicílico y clopidogrel disminuyen los eventos cardiovasculares mayores en pacientes que recibieron fibrinólisis. El estudio PLATO comparó ticagrelor contra clopidogrel y demostró una disminución en la mortalidad cardiovascular, infarto agudo de miocardio (IAM) o evento vascular cerebral (EVC), sin incremento significativo en el sangrado mayor. No obstante, se excluyeron a los pacientes que recibieron fibrinólisis en las 24 horas previas. Por tal, el estudio TREAT se llevó a cabo para evaluar la seguridad del ticagrelor en este escenario clínico. Población (n= 3799) Pacientes menores de 75 años con evidencia electrocardiográfica de IAMCEST, en las primeras 24 horas posterior a recibir fibrinólisis. Se excluyeron pacientes con contraindicación para clopidogrel, uso de anticoagulación oral, riesgo elevado de bradicardia, o uso concomitante de inductores/inhibidores potentes del citocromo p450 3A. Intervención Ensayo clínico fase 3, aleatorizado, prospectivo y multicéntrico. 
 Maniobra: administración de ticagrelor (dosis carga 180 mg) o clopidogrel (300-600 mg) tan pronto como 
 fuera posible posterior a la fibrinolisis y antes de las primeras 24 horas. Posteriormente se continuó ticagrelor 90 mg cada 12 horas; clopidogrel, 75 mg cada 24 horas. Todos los pacientes recibieron ácido acetilsalicílico (AAS) 75-100 mg/día (dosis carga 300 mg en quienes no recibieran AAS previamente). El resto del tratamiento coadyuvante y revascularización subsecuente quedó a decisión de los médicos tratantes Desenlaces Primario (seguridad): Sangrado mayor según escala TIMI a 30 días. 
 Secundario (seguridad): sangrado mayor o menor de acuerdo a la definición de BARC y del estudio 
PLATO, así como sangrado menor o mayor clínicamente no relevante según TIMI. 
 Secundarios (eficacia): compuesto de mortalidad cardiovascular, IAM o EVC; además de dicho desenlace compuesto aunado a isquemia recurrente, ataque isquémico transitorio u otros eventos trombóticos 
arteriales. 
 Análisis estadístico Análisis por intensión a tratar. 
 Se consideró una diferencia absoluta en el sangrado menor al 1% para cumplir criterio de no-inferioridad. 
 Resultados aleatorización 11.4 horas. Desenlace primario (seguridad): ticagrelor 0.73% y clopidogrel 0.69% (diferencia absoluta 0.04%, IC 95% - 
0.49 a 0.58%, p<0.001 para no-inferioridad). 
 Desenlace secundario (seguridad): ticagrelor 1.2% y clopidogrel 1.38% (-0.18%, IC 95% -0.89 a 0.54%, p 
0.001 para no inferioridad). 
 La hemorragia fatal e intracraneana fue similar en ambos grupos. El sangrado mínimo, menor, así como el 
sangrado total, fue más frecuente en el grupo de ticagrelor. 
 El desenlace compuesto de mortalidad cardiovascular, IAM o EVC: ticagrelor 4.0% vs clopidogrel 4.3% (RR 
0.91%, IC 95% 0.67-1.25, p 0.57). 
Conclusiones 
 En pacientes menores de 75 años con IAMCEST, la administración de ticagrelor posterior a la trombolisis fue no inferior al clopidogrel en cuanto a sangrado TIMI mayor a 30 días. Sin embargo, el sangrado menor fue más frecuente con ticagrelor, y no hubo beneficio en el desenlace de eficacia.    
    168 Posted by smcardiologia
  • TICAGRELOR VS. CLOPIDOGREL POSTERIOR A FIBRINOLISIS EN PACIENTES CON INFARTO AGUDO DE MIOCARDIO CON ELEVACIÓN DEL SEGMENTO ST Berwanger, Ultraresumen por: Dr. Walther Omar Magaña Ornelas – Residente de 3er año de Cardiología. Problema La fibrinólisis continúa siendo la terapia de reperfusión inicial en una gran proporción de pacientes con infarto agudo de miocardio con elevación del segmento ST (IAMCEST). Los estudios COMMIT y CLARITY- TIMI 28 establecieron que la doble antiagregación con ácido acetilsalicílico y clopidogrel disminuyen los eventos cardiovasculares mayores en pacientes que recibieron fibrinólisis. El estudio PLATO comparó ticagrelor contra clopidogrel y demostró una disminución en la mortalidad cardiovascular, infarto agudo de miocardio (IAM) o evento vascular cerebral (EVC), sin incremento significativo en el sangrado mayor. No obstante, se excluyeron a los pacientes que recibieron fibrinólisis en las 24 horas previas. Por tal, el estudio TREAT se llevó a cabo para evaluar la seguridad del ticagrelor en este escenario clínico. Población (n= 3799) Pacientes menores de 75 años con evidencia electrocardiográfica de IAMCEST, en las primeras 24 horas posterior a recibir fibrinólisis. Se excluyeron pacientes con contraindicación para clopidogrel, uso de anticoagulación oral, riesgo elevado de bradicardia, o uso concomitante de inductores/inhibidores potentes del citocromo p450 3A. Intervención Ensayo clínico fase 3, aleatorizado, prospectivo y multicéntrico. 
 Maniobra: administración de ticagrelor (dosis carga 180 mg) o clopidogrel (300-600 mg) tan pronto como 
 fuera posible posterior a la fibrinolisis y antes de las primeras 24 horas. Posteriormente se continuó ticagrelor 90 mg cada 12 horas; clopidogrel, 75 mg cada 24 horas. Todos los pacientes recibieron ácido acetilsalicílico (AAS) 75-100 mg/día (dosis carga 300 mg en quienes no recibieran AAS previamente). El resto del tratamiento coadyuvante y revascularización subsecuente quedó a decisión de los médicos tratantes Desenlaces Primario (seguridad): Sangrado mayor según escala TIMI a 30 días. 
 Secundario (seguridad): sangrado mayor o menor de acuerdo a la definición de BARC y del estudio 
PLATO, así como sangrado menor o mayor clínicamente no relevante según TIMI. 
 Secundarios (eficacia): compuesto de mortalidad cardiovascular, IAM o EVC; además de dicho desenlace compuesto aunado a isquemia recurrente, ataque isquémico transitorio u otros eventos trombóticos 
arteriales. 
 Análisis estadístico Análisis por intensión a tratar. 
 Se consideró una diferencia absoluta en el sangrado menor al 1% para cumplir criterio de no-inferioridad. 
 Resultados aleatorización 11.4 horas. Desenlace primario (seguridad): ticagrelor 0.73% y clopidogrel 0.69% (diferencia absoluta 0.04%, IC 95% - 
0.49 a 0.58%, p<0.001 para no-inferioridad). 
 Desenlace secundario (seguridad): ticagrelor 1.2% y clopidogrel 1.38% (-0.18%, IC 95% -0.89 a 0.54%, p 
0.001 para no inferioridad). 
 La hemorragia fatal e intracraneana fue similar en ambos grupos. El sangrado mínimo, menor, así como el 
sangrado total, fue más frecuente en el grupo de ticagrelor. 
 El desenlace compuesto de mortalidad cardiovascular, IAM o EVC: ticagrelor 4.0% vs clopidogrel 4.3% (RR 
0.91%, IC 95% 0.67-1.25, p 0.57). 
Conclusiones 
 En pacientes menores de 75 años con IAMCEST, la administración de ticagrelor posterior a la trombolisis fue no inferior al clopidogrel en cuanto a sangrado TIMI mayor a 30 días. Sin embargo, el sangrado menor fue más frecuente con ticagrelor, y no hubo beneficio en el desenlace de eficacia.    
    May 07, 2019 168
  • 11 Apr 2019
    Lopes, et al. DOI: 10.1056/NEJMoa1817083 Ultraresumen por: Dr. Daniel Fernando Zazueta Salido – Residente de 3er año de cardiología. Problema La elección de terapia antitrombotica en FA con SICA o ICP es todo un reto. Si bien la terapia anticoagulante reduce el riesgo de eventos embolicos, no asi la trombosis del stent ni es util para profilaxis secundaria del SICA. La triple terapia con doble antiagregante plaquetario y anticoagulante otorga beneficio para ambas entidades a expensas de aumentar significativamente el riesgo de hemorragia. Estudios previos han demostrado que la terapia dual con anticoagulante e inhibidor de P2Y12 (WOEST, REDUAL-PCI, PIONEER-AF-PCI) reduce el riesgo de hemorragia en comparación con la triple terapia sin mayor riesgo de trombosis, además que la doble terapia con anticoagulantes directos es superior a la triple terapia. Se desconoce si el beneficio es por retiro de aspirina o reducción de dosis de anticoagulantes. Población (n= 4614) Inclusión: >18 años, FA persistente, permanente o paroxística con plan de uso cronico de anticoagulante SICA o PCI reciente, plan de utilizar P2Y12 por al menos 6 meses. Intervención Ensayo clínico controlado, prospectivo, multicéntrico, factorial, aleatorizado. 
 Se comparó apixaban con AVK y aspirina con placebo con aleatorización en cada brazo de estudio. 
 Aleatorizados en primeros 14 dias despues de un SICA o PCI e inició maniobra una vez que la 
anticoagulación parenteral se detuvo.
– Todos los grupos recibieron inhibidor de P2Y12 (Clopidogrel 90%): Grupo 1: Apixaban+Aspirina Grupo 2: Apixaban+Placebo Grupo 3: 
 Exclusión: uso de anticoagulante por otra razón, enfermedad renal severa, antecedente de hemorragia intracraneal, CRVC reciente o planeada, coagulopatía, sangrado recurrente, contraindicación para el uso de AVK, apixaban, inhibidores P2Y12 o aspirina. AVK+Aspirina Grupo 4: AVK+Placebo Desenlaces PRIMARIO: Sangrado mayor o clínicamente significativo. SECUNDARIOS: compuesto de muerte u hospitalización y compuesto de muerte o eventos isquémicos. EXPLORATORIOS: Componentes individuales de los desenlaces secundarios. Análisis estadístico Análisis por intensión a tratar. Resultados A 6 meses el 10.5% de pacientes con apixaban presentaron complicaciones hemorrágicas vs. 14.7% de pacientes con AVK. (HR 0.69; 95% CI 0.58-0.81), demostrando no inferioridad (P<0.001) y superioridad (P<0.001), NNT 24. Los grupos que recibieron aspirina presentaron mayor evento de sangrado (16.1% vs 9.0% placebo). Desenlace primario fue mayor en grupo de AVK con ASA (18.7%) y menor en grupo de Apixaban con placebo (7.3%). Muerte y hospitalización fue menor en pacientes con apixaban vs AVK. (HR 0.83; 95% IC, 0.74-0.93; P=0.002). La incidencia acumulada de muerte u hospitalización a 6 meses fue mayor en el grupo de AVK con ASA (27.5%) y menor en grupo apixaban con placebo (22%) No se encontró diferencia significativa entre grupos para eventos isquémicos. Conclusiones En pacientes con FA que presentan SICA o ICP trataos con P2Y12, el tratamiento con apixaban como doble terapia tiene un perfil de seguridad mayor al tratamiento con AVK o a la triple terapia, sin presentar diferencias significativas en los eventos isquémicos.              
    145 Posted by smcardiologia
  • Lopes, et al. DOI: 10.1056/NEJMoa1817083 Ultraresumen por: Dr. Daniel Fernando Zazueta Salido – Residente de 3er año de cardiología. Problema La elección de terapia antitrombotica en FA con SICA o ICP es todo un reto. Si bien la terapia anticoagulante reduce el riesgo de eventos embolicos, no asi la trombosis del stent ni es util para profilaxis secundaria del SICA. La triple terapia con doble antiagregante plaquetario y anticoagulante otorga beneficio para ambas entidades a expensas de aumentar significativamente el riesgo de hemorragia. Estudios previos han demostrado que la terapia dual con anticoagulante e inhibidor de P2Y12 (WOEST, REDUAL-PCI, PIONEER-AF-PCI) reduce el riesgo de hemorragia en comparación con la triple terapia sin mayor riesgo de trombosis, además que la doble terapia con anticoagulantes directos es superior a la triple terapia. Se desconoce si el beneficio es por retiro de aspirina o reducción de dosis de anticoagulantes. Población (n= 4614) Inclusión: >18 años, FA persistente, permanente o paroxística con plan de uso cronico de anticoagulante SICA o PCI reciente, plan de utilizar P2Y12 por al menos 6 meses. Intervención Ensayo clínico controlado, prospectivo, multicéntrico, factorial, aleatorizado. 
 Se comparó apixaban con AVK y aspirina con placebo con aleatorización en cada brazo de estudio. 
 Aleatorizados en primeros 14 dias despues de un SICA o PCI e inició maniobra una vez que la 
anticoagulación parenteral se detuvo.
– Todos los grupos recibieron inhibidor de P2Y12 (Clopidogrel 90%): Grupo 1: Apixaban+Aspirina Grupo 2: Apixaban+Placebo Grupo 3: 
 Exclusión: uso de anticoagulante por otra razón, enfermedad renal severa, antecedente de hemorragia intracraneal, CRVC reciente o planeada, coagulopatía, sangrado recurrente, contraindicación para el uso de AVK, apixaban, inhibidores P2Y12 o aspirina. AVK+Aspirina Grupo 4: AVK+Placebo Desenlaces PRIMARIO: Sangrado mayor o clínicamente significativo. SECUNDARIOS: compuesto de muerte u hospitalización y compuesto de muerte o eventos isquémicos. EXPLORATORIOS: Componentes individuales de los desenlaces secundarios. Análisis estadístico Análisis por intensión a tratar. Resultados A 6 meses el 10.5% de pacientes con apixaban presentaron complicaciones hemorrágicas vs. 14.7% de pacientes con AVK. (HR 0.69; 95% CI 0.58-0.81), demostrando no inferioridad (P<0.001) y superioridad (P<0.001), NNT 24. Los grupos que recibieron aspirina presentaron mayor evento de sangrado (16.1% vs 9.0% placebo). Desenlace primario fue mayor en grupo de AVK con ASA (18.7%) y menor en grupo de Apixaban con placebo (7.3%). Muerte y hospitalización fue menor en pacientes con apixaban vs AVK. (HR 0.83; 95% IC, 0.74-0.93; P=0.002). La incidencia acumulada de muerte u hospitalización a 6 meses fue mayor en el grupo de AVK con ASA (27.5%) y menor en grupo apixaban con placebo (22%) No se encontró diferencia significativa entre grupos para eventos isquémicos. Conclusiones En pacientes con FA que presentan SICA o ICP trataos con P2Y12, el tratamiento con apixaban como doble terapia tiene un perfil de seguridad mayor al tratamiento con AVK o a la triple terapia, sin presentar diferencias significativas en los eventos isquémicos.              
    Apr 11, 2019 145
  • 08 Jun 2018
    La científica turca Canan Dagderiven desarrolló un descubrimiento capaz de generar carga en dispositivos electrónicos a partir de la energía generada por órganos de nuestro cuerpo. La utilidad de este descubrimiento está asociada a aprovechar la energía generada por el corazón para cargar la batería de un marcapasos.   En la actualidad hemos visto grandes descubrimientos apoyados por la biometría, el Big Data, la Inteligencia Artificial o la nanocirugía, entre muchas otras disciplinas, todo a favor de la medicina. La apuesta de inventos como el desarrollado por Dagderiven es que en el futuro encontremos gadgets que a ser adheridos a nuestros órganos sean capaces de generar energía para cargar dispositivos electrónicos como los marcapasos.   El marcapasos desarrollado por Dagdeviren aún se encuentra en fase de pruebas. Actualmente los aparatos convencionales se sustituyen cada 6 o 7 años y requieren una cirugía, mientras que el invento desarrollado por esta científica puede ser adherido al corazón, pulmón y diafragma, constituyendo una valiosa fuente de alimentación energética para el marcapasos.   La clave reside en los componentes piezoeléctricos capaces de transformar la energía mecánica en energía eléctrica, que se activan cada vez que el corazón late, evitando las molestias de la capacidad limitada de las baterías y aprovechando la valiosa energía generada por el propio cuerpo que alberga el dispositivo.   El invento bautizado como PZT MEH consiste en una pequeña lámina suave, flexible y liviana capaz de adherirse al órgano sin impedirle realizar su movimiento natural, otros elementos que componen el dispositivo son un sustrato de material biocompatible que se caracteriza por la suavidad y flexibilidad, un componente piezoeléctrico extremadamente fino de circonato-titanato de plomo impreso sobre el sustrato y el cual genera energía eléctrica al deformarse, un rectificador para modificar la corriente eléctrica y permitir que pueda ser almacenada, y una microbatería. A través de cinta conductiva anisotrópica se lleva a cabo la conexión entre el PZT y la batería.   Este es el inicio de una era en la que podremos ver inventos de energía renovable emanada del cuerpo humano, aprovechar el calor y la energía en benefico de la salud ya es una realidad.   FUENTE:   https://www.muhendisbeyinler.net/canan-dagdeviren-ve-icadi-pzt-meh/   http://www.ticbeat.com/innovacion/latidos-corazon-carga-movil/
    1222 Posted by smcardiologia
  • La científica turca Canan Dagderiven desarrolló un descubrimiento capaz de generar carga en dispositivos electrónicos a partir de la energía generada por órganos de nuestro cuerpo. La utilidad de este descubrimiento está asociada a aprovechar la energía generada por el corazón para cargar la batería de un marcapasos.   En la actualidad hemos visto grandes descubrimientos apoyados por la biometría, el Big Data, la Inteligencia Artificial o la nanocirugía, entre muchas otras disciplinas, todo a favor de la medicina. La apuesta de inventos como el desarrollado por Dagderiven es que en el futuro encontremos gadgets que a ser adheridos a nuestros órganos sean capaces de generar energía para cargar dispositivos electrónicos como los marcapasos.   El marcapasos desarrollado por Dagdeviren aún se encuentra en fase de pruebas. Actualmente los aparatos convencionales se sustituyen cada 6 o 7 años y requieren una cirugía, mientras que el invento desarrollado por esta científica puede ser adherido al corazón, pulmón y diafragma, constituyendo una valiosa fuente de alimentación energética para el marcapasos.   La clave reside en los componentes piezoeléctricos capaces de transformar la energía mecánica en energía eléctrica, que se activan cada vez que el corazón late, evitando las molestias de la capacidad limitada de las baterías y aprovechando la valiosa energía generada por el propio cuerpo que alberga el dispositivo.   El invento bautizado como PZT MEH consiste en una pequeña lámina suave, flexible y liviana capaz de adherirse al órgano sin impedirle realizar su movimiento natural, otros elementos que componen el dispositivo son un sustrato de material biocompatible que se caracteriza por la suavidad y flexibilidad, un componente piezoeléctrico extremadamente fino de circonato-titanato de plomo impreso sobre el sustrato y el cual genera energía eléctrica al deformarse, un rectificador para modificar la corriente eléctrica y permitir que pueda ser almacenada, y una microbatería. A través de cinta conductiva anisotrópica se lleva a cabo la conexión entre el PZT y la batería.   Este es el inicio de una era en la que podremos ver inventos de energía renovable emanada del cuerpo humano, aprovechar el calor y la energía en benefico de la salud ya es una realidad.   FUENTE:   https://www.muhendisbeyinler.net/canan-dagdeviren-ve-icadi-pzt-meh/   http://www.ticbeat.com/innovacion/latidos-corazon-carga-movil/
    Jun 08, 2018 1222
  • 03 May 2018
    La enfermedad cardiovascular es la principal causa de muerte en mujeres contando para 1 en cada 4 muertes femeninas. La patofisiología de la cardiopatía isquémica femenina incluye coronariopatía epicárdica, disfunción endotelial, vasoespasmo coronario, erosión de placa y disección coronaria espontánea. La angina es la presentación más común de cardiopatía isquémica estable (CIE) en mujeres. Los factores de riesgo incluyen los tradicionales tales como edad avanzada, obesidad (IMC >25 Kg/m2), tabaquismo, hipertensión, dislipidemia, enfermedad cerebrovascular y vascular periférica, estilo de vida sedentario, historia familiar de coronariopatía prematura, síndrome metabólico y diabetes mellitus, y factores de riesgo no tradicionales tales como diabetes gestacional, resistencia a la insulina, enfermedad de ovarios poliquísticos, hipertensión inducida por el embarazo, preeclampsia, eclampsia, menopausia, estrés y enfermedades autoinmunes. Las pruebas diagnósticas pueden usarse efectivamente para estratificar el riesgo en mujeres. La terapia médica dirigida por guías incluye aspirina, estatina, beta-bloqueadores, bloqueadores de los canales de calcio y ranolazina que debe instituirse para el manejo de síntomas e isquemia. A pesar de la robusta evidencia respecto a los resultados adversos vistos en mujeres con cardiopatía isquémica, existen brechas de conocimiento en varias áreas. Futura investigación debe enfocarse en un mayor entendimiento del papel de los factores de riesgo no tradicionales para CIE en mujeres, ganando mayor comprensión en las diferencias de género en los efectos terapéuticos y formular un algoritmo género-específico para el manejo de la CIE femenina. Fuente: Samad F, Agarwal A, Samad Z. Stable ischemic heart disease in women: current perspectives. Int J Womens Health 2017;9:701-9. Cardiopatía isquémica estable en mujeres: Perspectivas actuales. https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/29033611  
    1210 Posted by smcardiologia
  • La enfermedad cardiovascular es la principal causa de muerte en mujeres contando para 1 en cada 4 muertes femeninas. La patofisiología de la cardiopatía isquémica femenina incluye coronariopatía epicárdica, disfunción endotelial, vasoespasmo coronario, erosión de placa y disección coronaria espontánea. La angina es la presentación más común de cardiopatía isquémica estable (CIE) en mujeres. Los factores de riesgo incluyen los tradicionales tales como edad avanzada, obesidad (IMC >25 Kg/m2), tabaquismo, hipertensión, dislipidemia, enfermedad cerebrovascular y vascular periférica, estilo de vida sedentario, historia familiar de coronariopatía prematura, síndrome metabólico y diabetes mellitus, y factores de riesgo no tradicionales tales como diabetes gestacional, resistencia a la insulina, enfermedad de ovarios poliquísticos, hipertensión inducida por el embarazo, preeclampsia, eclampsia, menopausia, estrés y enfermedades autoinmunes. Las pruebas diagnósticas pueden usarse efectivamente para estratificar el riesgo en mujeres. La terapia médica dirigida por guías incluye aspirina, estatina, beta-bloqueadores, bloqueadores de los canales de calcio y ranolazina que debe instituirse para el manejo de síntomas e isquemia. A pesar de la robusta evidencia respecto a los resultados adversos vistos en mujeres con cardiopatía isquémica, existen brechas de conocimiento en varias áreas. Futura investigación debe enfocarse en un mayor entendimiento del papel de los factores de riesgo no tradicionales para CIE en mujeres, ganando mayor comprensión en las diferencias de género en los efectos terapéuticos y formular un algoritmo género-específico para el manejo de la CIE femenina. Fuente: Samad F, Agarwal A, Samad Z. Stable ischemic heart disease in women: current perspectives. Int J Womens Health 2017;9:701-9. Cardiopatía isquémica estable en mujeres: Perspectivas actuales. https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/29033611  
    May 03, 2018 1210
  • 05 Nov 2018
    Dr. Eduardo Vargas Betancourt, Cardiólogo Pediatra y Ecocardiografista Pediatra En México, se estima una incidencia de recién nacidos con cardiopatías congénitas de 18,000-21,000 al año. De éstos entre 1,000-4,500 neonatos tendrán una cardiopatía congénita crítica. 1,2 Las cardiopatías congénitas críticas (CCC) son aquellas que cursan con un con colapso hemodinámico en los primeros días o semanas de vida y por tanto requieren de cirugía o intervencionismo antes del primer mes de vida 3. En muchas ocasiones debido a los cambios hemodinámicos del periodo de transición neonatal las CCC pueden pasar desapercibidas a la exploración física y constituyen la principal causa de muerte por malformaciones congénitas 4. La detección oportuna de las CCC mejora la morbimortalidad pre y postquirúrgica de estos pacientes 3.    El tamiz cardiaco neonatal es una herramienta que se propone para la detección temprana de cardiopatías congénitas críticas en el recién nacido aparentemente sano. Se basa en la toma de oximetría de pulso partiendo de la premisa de la presencia de hipoxemia en la mayoría de las CCC. Y existen 2 técnicas descritas: Medición de oximetría de pulso postductal (cualquier extremidad inferior) y medición de oximetría de pulso preductal (mano derecha) y postductal. 4,5 Las distintas revisiones reportadas en la literatura estiman una sensibilidad moderada (69.9%-77.5%) y una especificidad elevada (99%)4,5 de esta técnica. Y no se ha encontrado diferencia estadística entre realizar sólo mediciones postductales y mediciones pre y postductales. Pero en aquellos pacientes a los que se realiza ambas mediciones es posible detectar también cardiopatías que cursan con obstrucción al tracto de salida del ventrículo izquierdo que dependen del conducto arterioso6. La Academia Americana de Pediatría y la Academia Americana de Cardiología recomiendan la realización del tamiz cardiológico a todo recién nacido aparentemente sano posterior a las 24 horas de vida para la detección de 7 CCC:  Atresia Pulmonar, Atresia Tricuspídea, Conexión Anómala Total de Venas Pulmonares, Tetralogía de Fallot, Transposición de las Grandes Arterias, Tronco Arterioso y Síndrome de Ventrículo Izquierdo Hipoplásico 5. Es importante que el recién nacido cumpla ciertos criterios para disminuir el riesgo de resultados falsos positivos: Ser mayor de 24 horas de vida, estar en cunero fisiológico, debe estar despierto y tranquilo, sin ser alimentado o usando chupón y con una temperatura corporal adecuada al momento de la medición de la oximetría de pulso5. El protocolo que sugiere la Academia Americana de Pediatría se observa en la figura 1. El tamiz cardiológico es una herramienta de fácil acceso y aplicación en hospitales de 1º, 2º y 3º nivel de atención. Es bien aceptado por el personal de salud y los padres de familia 7; y es una herramienta costo-efectiva en la detección de CCC que permite mejorar la morbimortalidad a corto, mediano y largo plazo de los recién nacidos afectados. Sin embargo existen ciertas limitaciones que debemos tener en cuenta en su realización: Es importante realizar la medición después de las 24 hrs de vida para disminuir el riesgo de falsos positivos 4, 8, la altitud de las ciudades puede afectar la saturación de oxígeno de la hemoglobina por lo que se requiere ajustar el protocolo a la altitud 5, los hijos de madres con diabetes o con peso elevado para la edad gestacional tienen un mayor riesgo de presentar falsos positivos 3,  existen enfermedades no cardiacas que cursan con hipoxemia que pueden aumentar el riesgo de falsos positivos 6. Es importante que el personal que realice el tamizaje cuente con la capacitación y entrenamiento en la técnica8. Figura 1: Protocolo de tamiz cardiológico del recién nacido (AAP)   REFERENCIA: ionalización. Arch Cardiol Mex 2010;80(2):133-140 Orozco G, et al. Tamiz cardiológico en la Ciudad de México. Rev Mex Pediatr 2014; 81(3); 96-99 Mahle W, et al. Role of Pulse Oximetry in Examining Newborns for Congenital Heart Disease, A Scientific Statement From the American Heart Association and American Academy of Pediatrics.  Circulation. 2009;120:447-458 Zhao Q, et al. Pulse oximetry with clinical assessment to screen congenital heart disease in neonates in China: a prospective study. the Lancet 2014; (14)60198-7 Mahle W, et al. Role of Pulse Oximetry in Examining Newborns for Congenital Heart Disease, A Scientific Statement From the American Heart Association and American Academy of Pediatrics.  Circulation. 2009;120:447-458 Wright J, et al. Feasibility of Critical Congenital Heart Disease Newborn Screening at Moderate Altitude. Pediatrics 2014;133:e561–e569 Thangaratinam S, et al. Pulse oximetry screening for critical congenital heart defects in asymptomatic newborn babies: a systematic review and meta-analysis. The Lancet 2012; 379: 2459–64 Ewe AK, et al. Pulse oximetry screening for crtical congenital heart defects in newborn inants: Should It be routine?. Arch Dis Child Fetal Neonatal Ed 2014;99:F93–F95 Riede F, et al. Effectiveness of neonatal pulse oximetry screening for detection of critical congenital heart disease in daily clinical routine results from a prospective multicenter study. Eur J Pediatr (2010) 169:975–981      
    1008 Posted by smcardiologia
  • Dr. Eduardo Vargas Betancourt, Cardiólogo Pediatra y Ecocardiografista Pediatra En México, se estima una incidencia de recién nacidos con cardiopatías congénitas de 18,000-21,000 al año. De éstos entre 1,000-4,500 neonatos tendrán una cardiopatía congénita crítica. 1,2 Las cardiopatías congénitas críticas (CCC) son aquellas que cursan con un con colapso hemodinámico en los primeros días o semanas de vida y por tanto requieren de cirugía o intervencionismo antes del primer mes de vida 3. En muchas ocasiones debido a los cambios hemodinámicos del periodo de transición neonatal las CCC pueden pasar desapercibidas a la exploración física y constituyen la principal causa de muerte por malformaciones congénitas 4. La detección oportuna de las CCC mejora la morbimortalidad pre y postquirúrgica de estos pacientes 3.    El tamiz cardiaco neonatal es una herramienta que se propone para la detección temprana de cardiopatías congénitas críticas en el recién nacido aparentemente sano. Se basa en la toma de oximetría de pulso partiendo de la premisa de la presencia de hipoxemia en la mayoría de las CCC. Y existen 2 técnicas descritas: Medición de oximetría de pulso postductal (cualquier extremidad inferior) y medición de oximetría de pulso preductal (mano derecha) y postductal. 4,5 Las distintas revisiones reportadas en la literatura estiman una sensibilidad moderada (69.9%-77.5%) y una especificidad elevada (99%)4,5 de esta técnica. Y no se ha encontrado diferencia estadística entre realizar sólo mediciones postductales y mediciones pre y postductales. Pero en aquellos pacientes a los que se realiza ambas mediciones es posible detectar también cardiopatías que cursan con obstrucción al tracto de salida del ventrículo izquierdo que dependen del conducto arterioso6. La Academia Americana de Pediatría y la Academia Americana de Cardiología recomiendan la realización del tamiz cardiológico a todo recién nacido aparentemente sano posterior a las 24 horas de vida para la detección de 7 CCC:  Atresia Pulmonar, Atresia Tricuspídea, Conexión Anómala Total de Venas Pulmonares, Tetralogía de Fallot, Transposición de las Grandes Arterias, Tronco Arterioso y Síndrome de Ventrículo Izquierdo Hipoplásico 5. Es importante que el recién nacido cumpla ciertos criterios para disminuir el riesgo de resultados falsos positivos: Ser mayor de 24 horas de vida, estar en cunero fisiológico, debe estar despierto y tranquilo, sin ser alimentado o usando chupón y con una temperatura corporal adecuada al momento de la medición de la oximetría de pulso5. El protocolo que sugiere la Academia Americana de Pediatría se observa en la figura 1. El tamiz cardiológico es una herramienta de fácil acceso y aplicación en hospitales de 1º, 2º y 3º nivel de atención. Es bien aceptado por el personal de salud y los padres de familia 7; y es una herramienta costo-efectiva en la detección de CCC que permite mejorar la morbimortalidad a corto, mediano y largo plazo de los recién nacidos afectados. Sin embargo existen ciertas limitaciones que debemos tener en cuenta en su realización: Es importante realizar la medición después de las 24 hrs de vida para disminuir el riesgo de falsos positivos 4, 8, la altitud de las ciudades puede afectar la saturación de oxígeno de la hemoglobina por lo que se requiere ajustar el protocolo a la altitud 5, los hijos de madres con diabetes o con peso elevado para la edad gestacional tienen un mayor riesgo de presentar falsos positivos 3,  existen enfermedades no cardiacas que cursan con hipoxemia que pueden aumentar el riesgo de falsos positivos 6. Es importante que el personal que realice el tamizaje cuente con la capacitación y entrenamiento en la técnica8. Figura 1: Protocolo de tamiz cardiológico del recién nacido (AAP)   REFERENCIA: ionalización. Arch Cardiol Mex 2010;80(2):133-140 Orozco G, et al. Tamiz cardiológico en la Ciudad de México. Rev Mex Pediatr 2014; 81(3); 96-99 Mahle W, et al. Role of Pulse Oximetry in Examining Newborns for Congenital Heart Disease, A Scientific Statement From the American Heart Association and American Academy of Pediatrics.  Circulation. 2009;120:447-458 Zhao Q, et al. Pulse oximetry with clinical assessment to screen congenital heart disease in neonates in China: a prospective study. the Lancet 2014; (14)60198-7 Mahle W, et al. Role of Pulse Oximetry in Examining Newborns for Congenital Heart Disease, A Scientific Statement From the American Heart Association and American Academy of Pediatrics.  Circulation. 2009;120:447-458 Wright J, et al. Feasibility of Critical Congenital Heart Disease Newborn Screening at Moderate Altitude. Pediatrics 2014;133:e561–e569 Thangaratinam S, et al. Pulse oximetry screening for critical congenital heart defects in asymptomatic newborn babies: a systematic review and meta-analysis. The Lancet 2012; 379: 2459–64 Ewe AK, et al. Pulse oximetry screening for crtical congenital heart defects in newborn inants: Should It be routine?. Arch Dis Child Fetal Neonatal Ed 2014;99:F93–F95 Riede F, et al. Effectiveness of neonatal pulse oximetry screening for detection of critical congenital heart disease in daily clinical routine results from a prospective multicenter study. Eur J Pediatr (2010) 169:975–981      
    Nov 05, 2018 1008
  • 06 Aug 2018
    Comentario editorial: Diego R. Sánchez-Vázquez, Manlio F. Márquez, Adrian Baranchuk   La borreliosis es una enfermedad transmisible por los vectores Ixodes scapularis (I. scapularis) e Ixodes pacificus. Se transmite al ser humano por picadura de garrapatas infectadas por la espiroqueta Borrelia burgdorferi El documento de Sánchez y colaboradores es una revisión muy completa y actualizada del tema de la afección cardiaca (carditis) en la enfermedad de Lyme. En la carditis de Lyme, las manifestaciones se producen por la infiltración transmural de linfocitos, células plasmáticas y macrófagos en el endocardio, miocardio y pericardio; y los síntomas pueden variar desde palpitaciones y disnea, llegando a desarrollarse en insuficiencia cardiaca o bloqueo A-V completo. A pesar de que estos síntomas solo se desarrollan en el 5% de los pacientes que adquieren la enfermedad, la alta prevalencia de la espiroqueta y la presencia de este vector en el norte de país pueden llegar a representar un problema de salud pública importante. Los autores concluyen que en nuestro país, la enfermedad de Lyme puede considerarse como endémica, especialmente en el noreste del país, donde la presencia de la bacteria al igual que el vector es importante. Remarcan la importancia de reconocer esta enfermedad en sus estadios tempranos para evitar el desarrollo de complicaciones como lo es la carditis. De igual manera nos recuerdan que debemos sospechar esta patología en pacientes jóvenes con bloqueo AV de alto grado sin causa aparente.   1.- Diego R. Sánchez-Vázquez, Manlio F. Márquez, Adrian Baranchuk; Lyme carditis: Why should Mexico pay attention to this problem?, Arch Cardiol Mex 2018;88:167-70 - DOI: 10.1016/j.acmx.2018.04.002 Evolución electrocardiográfica de un paciente con carditis de Lyme. Fuente: Lyme carditis: Why should Mexico pay attention to this problem? http://www.elsevier.es/es-revista-archivos-cardiologia-mexico-293-articulo-afeccion-cardiaca-enfermedad-lyme-por-S1405994018300405
    1007 Posted by smcardiologia
  • Comentario editorial: Diego R. Sánchez-Vázquez, Manlio F. Márquez, Adrian Baranchuk   La borreliosis es una enfermedad transmisible por los vectores Ixodes scapularis (I. scapularis) e Ixodes pacificus. Se transmite al ser humano por picadura de garrapatas infectadas por la espiroqueta Borrelia burgdorferi El documento de Sánchez y colaboradores es una revisión muy completa y actualizada del tema de la afección cardiaca (carditis) en la enfermedad de Lyme. En la carditis de Lyme, las manifestaciones se producen por la infiltración transmural de linfocitos, células plasmáticas y macrófagos en el endocardio, miocardio y pericardio; y los síntomas pueden variar desde palpitaciones y disnea, llegando a desarrollarse en insuficiencia cardiaca o bloqueo A-V completo. A pesar de que estos síntomas solo se desarrollan en el 5% de los pacientes que adquieren la enfermedad, la alta prevalencia de la espiroqueta y la presencia de este vector en el norte de país pueden llegar a representar un problema de salud pública importante. Los autores concluyen que en nuestro país, la enfermedad de Lyme puede considerarse como endémica, especialmente en el noreste del país, donde la presencia de la bacteria al igual que el vector es importante. Remarcan la importancia de reconocer esta enfermedad en sus estadios tempranos para evitar el desarrollo de complicaciones como lo es la carditis. De igual manera nos recuerdan que debemos sospechar esta patología en pacientes jóvenes con bloqueo AV de alto grado sin causa aparente.   1.- Diego R. Sánchez-Vázquez, Manlio F. Márquez, Adrian Baranchuk; Lyme carditis: Why should Mexico pay attention to this problem?, Arch Cardiol Mex 2018;88:167-70 - DOI: 10.1016/j.acmx.2018.04.002 Evolución electrocardiográfica de un paciente con carditis de Lyme. Fuente: Lyme carditis: Why should Mexico pay attention to this problem? http://www.elsevier.es/es-revista-archivos-cardiologia-mexico-293-articulo-afeccion-cardiaca-enfermedad-lyme-por-S1405994018300405
    Aug 06, 2018 1007
  • 22 Jun 2018
    El recomendar una dieta saludable a sus pacientes al parecer se ha convertido en un lugar común, dejar de fumar, moderar el consumo calórico, de alcohol y evitar grasas saturadas. ¿Cuándo nos ponemos a pensar en las posibilidades de los pacientes para llevar a cabo una dieta mediterránea?   El conocer en la entrevista las preferencias alimentarias de sus pacientes es fundamental para recomendar una dieta que se adapte a su estilo de vida, muchas veces no es posible remitir en primera instancia al nutriólogo, puede ser que usted sea al único profesional de la salud al que visitará y por ello la información debe ser lo más completa posible.   En los últimos años se ha hablado mucho de lo importante que es la nutrición para tratar ciertos tipos de enfermedades. En Estados Unidos parece que varias escuelas de medicina ya están incorporando clases de cocina y nutrición dentro de su currículo. El Instituto Gaples es un claro ejemplo. Fundado por Stephen Devries, que dejo su práctica de cardiología para mejorar la enseñanza de nutrición entre los estudiantes de medicina.   No se trata de enfocarnos sólo en la dieta de nuestros pacientes, pero algunos consejos efectivos durante la consulta pueden ayudar mucho al tratamiento:   1. Cinco porciones de vegetales al día, la ensalada feliz o la ensalada triste.   Recomiende combinar distintos tipos de vegetales, en cuento a sabor y color para evitar la monotonía y conseguir que los sabores sean agradables para el paladar.   2. Recomendar frutos secos.   Muchas veces el acceso no es tan sencillo a ellos, pero enfatice que no se trata de llegar a la saciedad con este tipo de alimentos, es parte de la dieta y ayudan a reducir hasta en un 37% el riesgo de enfermedades del corazón.   3. Incluir dos porciones de fruta al día.   Recomiende a su paciente las frutas que más beneficios tengan para el sistema cardiovascular: manzanas, peras, cítricos, entre otras.   4. Dos porciones de pescado a la semana.   Elija dentro de la oferta de temporada para hacer la recomendación, tal vez no sea sencillo para todos sus pacientes tener acceso al salmón o simplemente el sabor no sea de su completo agrado, por ello siempre deben existir más opciones.   ¿Usted que estrategias lleva a cabo para lograr integrar a su paciente a un estilo de vida saludable y qué otras recomendaciones haría a sus colegas?     FUENTE:   https://www.directoalpaladar.com.mx/salud-y-nutricion/recomendaciones-nutricionales-de-un-cardiologo    
    917 Posted by smcardiologia
  • El recomendar una dieta saludable a sus pacientes al parecer se ha convertido en un lugar común, dejar de fumar, moderar el consumo calórico, de alcohol y evitar grasas saturadas. ¿Cuándo nos ponemos a pensar en las posibilidades de los pacientes para llevar a cabo una dieta mediterránea?   El conocer en la entrevista las preferencias alimentarias de sus pacientes es fundamental para recomendar una dieta que se adapte a su estilo de vida, muchas veces no es posible remitir en primera instancia al nutriólogo, puede ser que usted sea al único profesional de la salud al que visitará y por ello la información debe ser lo más completa posible.   En los últimos años se ha hablado mucho de lo importante que es la nutrición para tratar ciertos tipos de enfermedades. En Estados Unidos parece que varias escuelas de medicina ya están incorporando clases de cocina y nutrición dentro de su currículo. El Instituto Gaples es un claro ejemplo. Fundado por Stephen Devries, que dejo su práctica de cardiología para mejorar la enseñanza de nutrición entre los estudiantes de medicina.   No se trata de enfocarnos sólo en la dieta de nuestros pacientes, pero algunos consejos efectivos durante la consulta pueden ayudar mucho al tratamiento:   1. Cinco porciones de vegetales al día, la ensalada feliz o la ensalada triste.   Recomiende combinar distintos tipos de vegetales, en cuento a sabor y color para evitar la monotonía y conseguir que los sabores sean agradables para el paladar.   2. Recomendar frutos secos.   Muchas veces el acceso no es tan sencillo a ellos, pero enfatice que no se trata de llegar a la saciedad con este tipo de alimentos, es parte de la dieta y ayudan a reducir hasta en un 37% el riesgo de enfermedades del corazón.   3. Incluir dos porciones de fruta al día.   Recomiende a su paciente las frutas que más beneficios tengan para el sistema cardiovascular: manzanas, peras, cítricos, entre otras.   4. Dos porciones de pescado a la semana.   Elija dentro de la oferta de temporada para hacer la recomendación, tal vez no sea sencillo para todos sus pacientes tener acceso al salmón o simplemente el sabor no sea de su completo agrado, por ello siempre deben existir más opciones.   ¿Usted que estrategias lleva a cabo para lograr integrar a su paciente a un estilo de vida saludable y qué otras recomendaciones haría a sus colegas?     FUENTE:   https://www.directoalpaladar.com.mx/salud-y-nutricion/recomendaciones-nutricionales-de-un-cardiologo    
    Jun 22, 2018 917
  • 11 Jun 2018
    En la era de la medicina basada en evidencias, múltiples estudios prospectivos y  meta análisis resumidos en las recientes guías de hipertensión, nos demuestran con rigurosa y robusta evidencia que al lograr cifras sistólicas en nuestros pacientes hipertensos ≤ 130 mmHg,  reducimos el riesgo de eventos cardiovasculares mayores  (RR: 0.81; IC 95%: 0.70-0.94), reduciendo el riesgo de infarto del miocardio en un 14%, (RR: 0.86; IC 95% 0.76-0.99), de evento vascular cerebral isquémico en un 23% (RR: 0.77 IC 95% 0.65-0.91), y de falla cardiaca en un 25% (RR: 0.75; 95% IC 0.56-0.99), en todo esto, los pacientes diabéticos resultan especialmente beneficiados.  De los mejores métodos para darles seguimiento a nuestros pacientes se encuentran la auto-medición de la presión, esta mostró ser superior a la medición en el consultorio, aunque el beneficio solo se mantiene en un periodo corto de tiempo (6 meses).  Con base en lo anterior, los médicos tenemos 3 grandes retos ante la hipertensión arterial sistémica que son: realizar un diagnóstico oportuno, un tratamiento suficiente y adecuado que permita lograr las metas de presión (≤130 mmHg), y sostener el control de estas cifras a largo plazo. Con esto lograremos disminuir las tasas de insuficiencia cardiaca y complicaciones cardiovasculares crónicas. Por último, no debemos olvidar nuestro papel en la prevención de esta enfermedad.  Nydia Avila Vanzzini Instituto Nacional de Cardiología Ignacio Chávez
    808 Posted by smcardiologia
  • En la era de la medicina basada en evidencias, múltiples estudios prospectivos y  meta análisis resumidos en las recientes guías de hipertensión, nos demuestran con rigurosa y robusta evidencia que al lograr cifras sistólicas en nuestros pacientes hipertensos ≤ 130 mmHg,  reducimos el riesgo de eventos cardiovasculares mayores  (RR: 0.81; IC 95%: 0.70-0.94), reduciendo el riesgo de infarto del miocardio en un 14%, (RR: 0.86; IC 95% 0.76-0.99), de evento vascular cerebral isquémico en un 23% (RR: 0.77 IC 95% 0.65-0.91), y de falla cardiaca en un 25% (RR: 0.75; 95% IC 0.56-0.99), en todo esto, los pacientes diabéticos resultan especialmente beneficiados.  De los mejores métodos para darles seguimiento a nuestros pacientes se encuentran la auto-medición de la presión, esta mostró ser superior a la medición en el consultorio, aunque el beneficio solo se mantiene en un periodo corto de tiempo (6 meses).  Con base en lo anterior, los médicos tenemos 3 grandes retos ante la hipertensión arterial sistémica que son: realizar un diagnóstico oportuno, un tratamiento suficiente y adecuado que permita lograr las metas de presión (≤130 mmHg), y sostener el control de estas cifras a largo plazo. Con esto lograremos disminuir las tasas de insuficiencia cardiaca y complicaciones cardiovasculares crónicas. Por último, no debemos olvidar nuestro papel en la prevención de esta enfermedad.  Nydia Avila Vanzzini Instituto Nacional de Cardiología Ignacio Chávez
    Jun 11, 2018 808